Voz del ciudadano comun de Nicaragua

 

EL SPEEDY GONZALES

Voz del ciudadano común de Nicaragua

www.speedygonzales01.wordpress.com

Jueves 18 de Junio del 2009

 Hola mis Queridas Auroras boreales: Como han estado mis cuñus, cuñus??? Esperamos que sigan haciendo sus ejercicios diarios, en especial porque se acercan momentos interesantes en la historia del planeta. Hoy les traemos información de lo ultimo que esta pasando en el planeta. Sabemos que muchos de ustedes están ansiosos de leernos pues quieren saber como van los avances del Primer Contacto, además seguiremos con la fase final de su entrenamiento para formar parte del Consejo intergaláctico. La sección de chismes no saldrá esta semana debido a la necesidad de extendernos mas con las otras secciones.

  

  • Venimos a discutir muchas cosas con ustedes. Como siempre nuestros aliados terrestres están progresando bien con sus estrategias para entregar prosperidad a ustedes lo más pronto posible. No podemos revelarles más detalles sobre esto porque esta información no está disponible para el público en general y nuestros aliados tienen mandatos de confidencialidad. Todo lo que podemos comentar son las metas generales de estas operaciones.

 

  •  La cábala oscura está peleando por mantener su poder, riqueza y prestigio. En todos los frentes su base de poder está siendo retada plenamente por los diversos elementos que hacen nuestros aliados terrestres. Nosotros  podemos  declarar que nuestros aliados terrestres están moviéndose hacia adelante con todos los principales acuerdos escritos ahora firmados y refrendados por los grupos claves gubernamentales, corporativos y de la banca involucrados en las operaciones de entrega y los intercambios formales del poder gubernamental. Muy pocos ítems permanecen todavía estancados. Por tanto podemos afirmar que el tiempo para estas acciones y los anuncios está muy cercano.

 

  • Mientras estas actividades progresan nosotros continuamos con nuestra familia de Tierra Interna para prepararnos para el Primer contacto. Una serie de ajustes finales se les están haciendo a las cámaras de luz individuales así como a sus alojamientos temporales.

 

  • Adicionalmente estamos ayudando a Madre Tierra a liberar sus puntos de estrés. Ella está moviendo una gran cantidad de materiales cerca de su superficie interna y nosotros estamos usando estos movimientos para incrementar su campo electromagnético y prepararla para un gran cambio polar, el cual esta cerca de ocurrir.

etna 

  • Rápidamente luego de que sean movidos a Tierra interna, ella intenta moverse de una superficie de configuración bi-polar a una mono-polar. El mismo ajuste está siendo hecho al sistema solar entero y el Sol. Este cambio puede liberar muchas implantes no-manifestados del planeta destruido Marte (Maldek o Pax) y revelar al planeta Vulcano aparentemente desaparecido. Los Elohim del sistema solar se están preparando para crear este nuevo sistema solar entero divinamente dirigido.

 globe4flipped

 

  • Mientras tanto, todos ustedes se están moviendo a través de una serie de cambios de sus cuerpos emocional, mental, físico y espiritual. Continuaremos integrando sus diferentes partes. Los mayores puntos de estrés aquí son la parte superior del pecho, cabeza, y parte inferior de las piernas. Pueden experimentar un grado de incomodidades en la medida que estas operaciones se vayan moviendo profundamente dentro de su cuerpo físico. Los efectos colaterales pueden incluir pérdida temporal de la memoria, extraños dolores en sus piernas, y calambres musculares o cerca de su abdomen superior.

 

Awakening 

  • También pueden experimentar sueños vívidos acerca de cosas olvidadas hace tiempo. Luego están los muy familiares episodios de fatiga repentina, la cual puede estar seguida de estar seguida de aumentos repentinos de energía y vitalidad. Nosotros estamos ajustando su metabolismo también, y esto puede resultar en sentimientos de hambre en momentos inusuales o al contrario, no querer comida por un período de tiempo. Esto puede suceder por el resto de los siguientes meses. Ustedes necesitan un gran número de campos integrados con el fin de estar listos para nuestro arribo, y nuestro equipo de médicos están haciendo todo lo posible que todos ustedes estén de acuerdo al programa.

 

  • Cada día que nosotros trabajamos con nuestros aliados terrestres en un plan muy complejo para implementar los elementos esenciales que rodean el aterrizaje masivo. De primera importancia es el inmenso proyecto educativo, comenzando con nuestros aliados terrestres quienes están aprendiendo mucho acerca de nosotros. Les hemos dado a ellos acceso total a nuestras naves y han hecho mucho para explicar como funcionan nuestras sociedades.

 

  • En retorno, nosotros estamos aprendiendo cada aspecto de sus muchas culturas, lenguajes, y estilos de vida. Tenemos nuestra gente insertada en cada parte del globo, y su retroalimentación combinados con una reexaminación cruzada  de todos los individuos y grupos conformados por nuestros aliados terrestres, nos da una apreciación profunda de quienes son ustedes y que es requerido para motivar los cambios que necesitan hacer ahora, Estos encuentros de educación mutua nos permite planear en mayor detalle lo que necesitamos hacer por nuestra parte para llevarlos donde necesitan estar. Estamos formando un cada vez más claro retrato de lo que se necesita hacer justo antes del aterrizaje masivo.

 

  • Este planeamiento y detalle de nuestros muchos programas es vital . Lo que va a pasar debe pasar rápido, y los necesitamos a todos integrados en nuestra visión. Este es un proyecto de comunicación de lo más retador y se requiere de la apropiada asimilación para que el programa total sea trasmitido a todos. Esto significa que deben dejar ir la lógica así como el nivel emocional. Necesitan ser capaces de intuir lo que viene después y poner sus metodologías dentro de la mezcla. La idea es moverlos hacia adelante juntos. Cada uno de ustedes es soberano, cada uno de ustedes tiene una agenda interna la cual necesita integrarse al todo. No estamos viniendo para dictarles sino para educarlos y mentorearlos y asistir al Cielo en un cambio divino de proporciones épicas. Ustedes van a reconectarse a las facultades que están más allá de lo que pueden concebir. Nuestra tarea es hacer que este cambio sea fácil y sin fisuras. En consecuencia necesitamos una interacción con nosotros que pueda alcanzar nuestros propósitos mutuos.

EdTechGlobeComputer 

  •  Obteniendo todo esto en su lugar es parte de nuestro plan. Nuestros anuncios forman parte de un método multi-etapa que permiten que ustedes acepten y luego se preparen para el entrenamiento de múltiples etapas requerido. Este proceso comenzó  cuando nosotros contactamos aquellos que se volvieron nuestros aliados terrestres. Nosotros reconocemos que ustedes son una gente de criterio estrecho, que han sido programados por décadas por sus medios de comunicación masiva para negar o ridiculizar nuestra existencia.

 

  • También entendemos que una gran parte de sus religiones se sienten amenazadas por lo que nosotros representamos. Nuestra primera tarea para encontrar un escenario capaz de aliviar estos bloques de tropiezo fue localizar en el planeta aliados que tuviesen el potencial para llevar a cabo nuestra misión. Estos objetivos se juntaron sinergísticamente con la formación de nuestros aliados terrestres. Luego, fue cosa de forjar una estrategia conjunta.

 

  • Hemos descrito el próximo paso  a ustedes en mensajes previos, es suficiente decir que alcanzamos una reunión de mentes y comenzamos a avanzar juntos en la parte inicial de esta década. Desde entonces, hemos venido perfeccionando las técnicas necesarias para entender mejor a sus sociedades. Hemos aprendido de nuestros aliados lo que ha pasado aquí y hemos confirmado a través del personal de las pléyades y sirio y nuestro equipo de enlace que comenzó a comunicarse con los primos de Agartha. 

 innerEarth

 

 

  • El Cielo decretó una agenda específica para nosotros y nos movimos añadiendo más manos. Ella quería avanzar con los aterrizajes y le pedimos a nuestros aliados terrestres escalar sus actividades y se nos permitió abordarlos más directamente.

 

  • Esto resultó en una cantidad de mayor cooperación y formamos un grupo de enlace y de trabajo que se reúne diariamente para definir los próximos pasos e intercambiar información. Esto creció en un comité especial que ahora incluye a los miembros de más alto rango de nuestros aliados terrestres.

 

  • Hemos alcanzado muchos acuerdos y procedimientos mayores y  hemos elaborado un número de prioridades en el cronograma. Iniciamos mapeando en detalles lo que iba a ocurrir una vez que las entregas y los cambios de regimenes ocurrieran. Luego introducimos a nuestros aliados terrestres al equipo principal de miembros de Agartha (Tierra interna) y visitas regulares entre ellos ocurrieron. Necesitábamos salir con los procedimientos finales para introducirlos primero a nosotros y luego a su equipo de entrenamiento a conciencia plena. Esto ha sido cumplido.

 

  • El tiempo para el Primer Contacto está realmente cercano, estamos emocionados acerca de la perspectiva de finalmente reunirnos ser capaces de observar las rápidas transformaciones de su realidad.

 

  • Sepan, Queridos en su corazón de corazones que el suministro infinito de prosperidad del Cielo es en verdad de ustedes.

 

 

ACLARACIONES Y COMENTARIOS

 

Les daré un resumen de lo que se habló en la última reunión del Consejo Intergaláctico:

 

  • El Juego ha terminado, se nos dio la señal por parte del Cielo para proceder con los procedimientos de aterrizaje masivo que es un evento multi-etapa. Inicialmente se harán los anuncios oficiales a través de los medios de comunicación terrestres con los que se pueda establecer enlace directo. Ya se tienen preparados unos anuncios oficiales por parte de la Federación Galáctica hacia la población. Algunos gobiernos que están cooperando con El Primer Contacto podrán hacer sus anuncios desde ya si lo desean, de todos modos no importa si los hacen o no pues los mensajes de la Federación Galáctica están muy bien preparados para explicar a la población lo que está ocurriendo en el planeta. Se recomienda que cada líder perteneciente a los aliados terrestres informe oficialmente a su gente, seria lo deseable pues como de todos modos va ocurrir y se miraría mal si la gente se da cuenta por otros medios que no sean sus lideres pues sentirían desconfianza para con ellos al ver que ellos sabían de todo esto y no se les dijo nada.

home-telecommunications1 

  • Como ya les revelamos las entradas a Tierra interna principales están en los polos Norte y Sur, no obstante existen entradas en otros lugares que se las diremos cuando lleguemos a este punto. Lo mas seguro que donde existan los famosos lugares sagrados o  hayan tradiciones de avistamientos en zonas selváticas es que ahí hay un punto de entrada. También algunas lagunas y lagos tienen conexión directa con Tierra interna.

ufocave 

  • Debido a los movimientos magmáticos de la Tierra necesarios para incrementar el campo electromagnético es posible que se presenten erupciones volcánicas en algunos lugares del planeta.
  • Pueden seguir con los ejercicios de desarrollar una sociedad más ordenada y cooperadora pues esta experiencia les servirá cuando regresen de Tierra Interna aunque lo que estén construyendo actualmente todo va a desaparecer. No quedara absolutamente nada. Ustedes van a ser evacuados sin nada material mas que una pequeña maletita para cosas de uso personal.
  • También les queremos aclarar que en Tierra interna hay plena prosperidad, las riquezas que ella posee y las tecnologías que ha desarrollado les dan la facultad de alojar a los mas de 7 mil millones de habitantes del planeta tierra y todavía mas. Esto sin meter toda la riqueza que será enviada desde El Cielo la cual será usada para la reconstrucción de la nueva Tierra. Aquí nadie pierde y todos ganan. No es como su sistema actual que es un pastel que se reparten solo algunos. Y los que lo tienen cuidan que nadie mas agarre. Todo esto va a terminar.

 y1p0BrZpMPcYT4TOFdbUPf6faX0Eb95C67kMTuOICInJj25_Q2JvZUT0fzDfjbbpydWy_qEQjrR8_M

 

  • Se decidió que a los lideres de mas alto rango se les va a necesitar antes del aterrizaje masivo así que es posible que aquellos que todavía no se pueden desdoblar para llegar a las naves a asistir a las reuniones se les enviará una nave especial para recogerlos físicamente, pero tienen que decir quienes quieren hacerlo con anticipación. Los líderes de más bajo rango pueden permanecer en Tierra tranquilos a que los otros les avisen. Todo esto será observado por los mentores pues es parte de la evaluación final para ver si son aceptados en el Consejo intergaláctico.

 header1

 

  • Los polos van a girar completamente pero esto se hará hasta que todos estén seguros en Tierra Interna.

 

  • Van a ver dos tipos de entrenamiento, el preparatorio que será en la superficie de la Tierra y el que se recibirá después de retornar a conciencia plena en las cámaras, el cual se hará para que conozcan su nuevo sistema y decidan a que se quieren dedicar y en que planeta van a vivir.
  • Se volvió a tocar el tema de los obstáculos de los lideres para ascender y algo que parece muy común es el problema de las barreras por clase social, raza y cultura. Es decir pobres con discriminación hacia ricos, ricos con discriminación hacia pobres, negros con discriminación hacia blancos y viceversa. También otro muy evidente algunos que se consideran no muy educados que discriminan a los educados y algunos que nunca han trabajado en una corporación multinacional que discriminan a los que si y viceversa. Los de países chiquitos con los de países grandes.  Al final todo es el mismo complejo de inferioridad que sino se lo quitan les costará la ascensión. Mucho menos entrar al consejo intergaláctico.

 

EJERCICIO NO.1891:

Gregorian Chant – “Dies Irae

http://www.youtube.com/watch?v=Dlr90NLDp-0&feature=related

 

EJERCICIO NO.1892:

FÉNIX – El ave que renace de las cenizas de su propia muerte

http://www.youtube.com/watch?v=pWbKdgbOqJM&feature=channel

 

EJERCICIO NO.1893:

The Matrix Análisis de la obra 1

http://www.youtube.com/watch?v=c2c1yu7UkSk&feature=channel_page

 

The Matrix Análisis de la obra 2

http://www.youtube.com/watch?v=U1OL6FcspEY&feature=channel

 

EJERCICIO NO.1894:

Gregorians – Wind Of Change

http://www.youtube.com/watch?v=WUQ2JI6JJz0&feature=related

 

EJERCICIO NO.1895:

Orden a través del caos en la ascensión

http://www.youtube.com/watch?v=ENUZhhIHE3s&feature=related

 

EJERCICIO NO.1896:

Los Signos del Despertar 1/7

http://www.youtube.com/watch?v=lhPMnXI_LLc&feature=related

 

Los Signos del Despertar 2/7

http://www.youtube.com/watch?v=SUmvd_0MQ6w&feature=related

 

Los Signos del Despertar 3/7

http://www.youtube.com/watch?v=NXHE5nOotfA&feature=related

 

Los Signos del Despertar 4/7

http://www.youtube.com/watch?v=ZSNyqzC8gb0&feature=related

 

Los Signos del Despertar 5/7

http://www.youtube.com/watch?v=VZ5_bnnRR4g&feature=related

 

Los Signos del Despertar 6/7

http://www.youtube.com/watch?v=VEBJ_Up5E6M&feature=related

 

Los Signos del Despertar 7/7

http://www.youtube.com/watch?v=b0xQehed_iU&feature=related

 

EJERCICIO NO.1897:

Adiemus – Cantus – Song Of The Spirit

http://www.youtube.com/watch?v=oE8iEDsAED4&feature=related

 

EJERCICIO NO.1898:

Activación de los niños índigo

http://www.youtube.com/watch?v=KzHKOPChsy0&feature=related

 

EJERCICIO NO.1899:

La Frecuencia 11.11 de unidad

http://www.youtube.com/watch?v=wRPlJXcSEfQ&feature=related

 

EJERCICIO NO.1900:

We are the champions – Gregorian Chant

http://www.youtube.com/watch?v=-CUT0xlxQY8

 

 

EJERCICIO NO.1901:

Stop Listening to the Accusing Voices 1 of 3

http://www.youtube.com/watch?v=BVJqwfHaGyk&feature=related

 

Stop Listening to the Accusing Voices 2 of 3

http://www.youtube.com/watch?v=3cdVigt5ReI&feature=related

Stop Listening to the Accusing Voices 3 of 3

http://www.youtube.com/watch?v=edOyCDH0FB4&feature=related

 

 

EJERCICIO NO.1902:

Entendiendo lo que pasará en 2012

http://www.youtube.com/watch?v=OuNWtlJ4fYM&feature=related

 

EJERCICIO NO.1903:

Encuentro de las almas en el Punto Cero

http://www.youtube.com/watch?v=8JGHhbvg574&feature=related

 

EJERCICIO NO.1904:

Adiemus – Hymn to the Dance

http://www.youtube.com/watch?v=iiw7F9kZ0e8&feature=related

 

EJERCICIO NO.1905:

Gurdjieff Sacred Dance – Pythagoras 4

http://www.youtube.com/watch?v=6KOBaUA6Z8g&feature=related

 

EJERCICIO NO.1906:

The Teachings of Gurdjieff – Part 1

http://www.youtube.com/watch?v=4PA-eS5k90Y

 

The Teachings of Gurdjieff – Part 2

http://www.youtube.com/watch?v=d6sLKLiOnMc&feature=related

 

The Teachings of Gurdjieff – Part 3

http://www.youtube.com/watch?v=d_8ez9DVyxU&feature=related

 

The Teachings of Gurdjieff – Part 4

http://www.youtube.com/watch?v=mBcTpDu1D4A&feature=related

 

The Teachings of Gurdjieff – Part 5

http://www.youtube.com/watch?v=mb7zF14JPeE&feature=related

 

 

EJERCICIO NO.1907:

Gregorian – Nothing else matters

http://www.youtube.com/watch?v=H7csvgL-G3E&feature=related

 

EJERCICIO NO.1908:

Un Curso de Milagros – 1a parte

http://www.youtube.com/watch?v=WjLRsVuVAK8&feature=related

 

Un Curso de Milagros – 2a parte

http://www.youtube.com/watch?v=NVcQHADFeqk&feature=related

 

EJERCICIO NO.1909:

Alineándose con la misión del corazón

http://www.youtube.com/watch?v=aFpoooGQu64&feature=related

 

EJERCICIO NO.1910:

Más allá de la vibración crística

http://www.youtube.com/watch?v=TsMg6hszacc&feature=related

 

EJERCICIO NO.1911:

Requiem Aeternam

http://www.youtube.com/watch?v=NnukMswGTy0&feature=related

 

EJERCICIO NO.1912:

Gurdjieff Sacred Dance – Four Prophets

http://www.youtube.com/watch?v=suLGJIkjAy4

 

 

EJERCICIO NO.1913:

Salvation has Arrived (Seek & You Shall Find Series – part 3)

http://www.youtube.com/watch?v=eERzd6SIx1g&feature=PlayList&p=D494DAAC659187DD&index=14

 

EJERCICIO NO.1914:

Love is Beyond Good vs Evil (Beyond Good vs Evil Series 4)

http://www.youtube.com/watch?v=s7Zzmhf50eA&feature=related

 

EJERCICIO NO.1915:

one of Gurdjieff Sacred dances

http://www.youtube.com/watch?v=Qj0YwN-rbxw&feature=related

 

EJERCICIO NO.1916:

The Demon Within Boycotts the Deceiver in Us (Beyond Good vs Evil Series 6)

http://www.youtube.com/watch?v=FTBhEVfEC04&feature=related

 

EJERCICIO NO.1917:

Double Attention Exercise

http://www.youtube.com/watch?v=r3Cri4QmqJ4&feature=related

 

EJERCICIO NO.1918:

Gregorian – Ordinary world

http://www.youtube.com/watch?v=D38LdpvNRrg&feature=related

 

EJERCICIO NO.1919:

Intro to Tesla Healing technolgy with Alexis Obolensky

http://www.youtube.com/watch?v=A1SPsAkwjyk&feature=channel_page

 

2012 and the Poles shifts and Tesla technology

http://www.youtube.com/watch?v=xanOIxx20qw&feature=channel_page

 

EJERCICIO NO.1920:

Authors@Google: Alva Noe: “Out of Our Heads: Why You Are Not Your Brain, and Other Lessons from the Biology of Consciousness.”

http://www.youtube.com/watch?v=af3Vq-C1ck8&feature=channel

 

 

III

EL TEMPLO DE DELFOS – LA CIENCIA APOLINEA TEORÍA DE LA ADIVINACIÓN – LA PITONISA TEOCLEA

 

De la llanura de Fócida se subía a las alegres praderas que bordean las orillas de Plistios y el viajero después se introducía entre altas montañas en un valle tortuoso, que a cada paso se volvía más estrecho; el país, más grandioso y más desolado. Se alcanzaba al fin un circo de montañas abruptas coronadas por picachos salvajes, verdadero embudo de electricidad, cubierto por frecuentes tempestades. Bruscamente, en el fondo de la garganta sombría, aparecía la ciudad de Delfos como un nido de águilas, sobre su roca rodeada de precipicios y dominada por las dos cimas del Parnaso.

Desde lejos se veían chispear las Victorias y los caballos de bronce, las innumerables estatuas de oro escalonadas sobre la vía sacra y alineadas como una guarida de héroes y de Dioses alrededor del templo dórico de Phoibos Apolo.

 Era el lugar más santo de Grecia. Allí profetizaba la Pitonisa; allí se reunían los Anfictiones; allí todos los pueblos helénicos habían elevado alrededor del santuario capillas que contenían tesoros de ofrendas. Allí, teorías de hombres, de mujeres y de niños, llegadas de lejos, subían la vía sacra para saludar al Dios de la Luz. La religión había consagrado Delfos desde tiempo inmemorial a la veneración de los pueblos. Su situación central en Grecia, su peñasco al abrigo de los golpes de mano y fácil de defender, habían contribuido a ello. El lugar era propio para excitar la imaginación: una particularidad le dio su prestigio. En una caverna detrás del templo, se abría una grieta de donde salían vapores fríos que provocaban, a lo que se decía, la inspiración y el éxtasis.

 

Plutarco cuenta que en tiempos muy remotos, un pastor que se había sentado al borde de aquella grieta, se puso a profetizar. Al pronto le creyeron loco; pero habiéndose realizado sus predicciones, se prestó atención al hecho. Los sacerdotes se apoderaron de ello y consagraron el lugar a la divinidad. De ahí la institución de la Pitonisa, que se sentaba sobre la grieta, en un trípode. Los vapores que salían del abismo le producían convulsiones, crisis extrañas, y provocaban en ella esa segunda vista que se comprueba en los casos notables de sonambulismo. Esquilo, cuyas afirmaciones tienen peso, puesto que era hijo de un sacerdote de Eleusis e iniciado, Esquilo nos dice en Las Euménides por boca de la Pitonisa, que Delfos había sido al principio consagrado a la Tierra, después a Temis (la Justicia), luego a Febea (la luna mediadora), y por fin a Apolo, el Dios solar.

 

Cada uno de estos nombres representa en el simbolismo de los templos, largos períodos, y abarca siglos. Pero la celebridad de Delfos data de Apolo. “Júpiter — decían los poetas —, queriendo conocer el centro de la tierra, hizo partir dos águilas del Levante y del Poniente. Ellas se encontraron en Delfos”. ¿De dónde viene ese prestigio, esa autoridad universal e incontestada que hizo de Apolo el Dios griego por excelencia, y hace que haya guardado para nosotros mismos una radiación inexplicable?. La historia nada nos dice sobre este punto importante. Interrogad a los oradores, a los poetas, a los filósofos, y no os darán más que superficiales explicaciones. La verdadera respuesta a esta cuestión quedó en el fondo del templo. Tratemos de penetrar en él.

 

En el pensamiento órfico, Dionisos y Apolo eran dos revelaciones diversas de la misma divinidad. Dionisos representaba la verdad esotérica, el fondo y el interior de las cosas, abierto a los únicos iniciados. Él contenía los misterios de la vida, las existencias pasadas y futuras, las relaciones del alma y del cuerpo, del cielo y de la tierra. Apolo personificaba la misma verdad aplicada a la vida terrestre y al orden social. Inspirador de la poesía, de la medicina y de las leyes, él era la ciencia por la adivinación; la belleza por el arte; la paz de los pueblos por la justicia, y la armonía del cuerpo y del alma por la purificación. En una palabra: para el iniciado, Dionisos no significaba nada menos que el espíritu divino en evolución en el Universo, y Apolo su manifestación en el hombre terrestre. Los sacerdotes habían hecho comprender esto al pueblo por medio de una leyenda.

 

Ellos le habían dicho que en tiempo de Orfeo, Baco y Apolo se habían disputado el trípode de Delfos. Baco lo había cedido de buen grado a su hermano y se había retirado a una de las cimas del Parnaso, donde las mujeres Tebanas celebraban sus misterios. En realidad, los dos grandes hijos de Júpiter se repartían el imperio del mundo. Uno reinaba sobre el misterioso más allá; otro sobre los vivos. Volvemos, pues, a encontrar en Apolo el Verbo solar, la Palabra Universal, el Gran Mediador, el Vishnú de los Indos, el Mithras de los Persas, el Horus de los Egipcios. Pero las viejas ideas del esoterismo asiático revistieron en la leyenda de Apolo una belleza plástica, un esplendor incisivo, que las hizo penetrar más profundamente en la conciencia humana, como las flechas del Dios: “serpientes de alas blancas, que saltan de su arco de oro”, dice Esquilo.

 

Apolo brotó de la gran noche en Delfos: todas las diosas saludan su nacimiento; él marcha; coge el arco y la lira; sus bucles flotan al aire; su carcax resuena en sus hombros, y el mar palpita de él, y toda la isla resplandece de él en un baño de llama y oro. Es la epifanía de la luz divina, que por su augusta presencia crea el orden, el esplendor y la armonía, de los que la poesía es un eco maravilloso. El Dios va a Delfos y traspasa con sus flechas a una monstruosa serpiente que desolaba la comarca; sanea el país y funda un templo, imagen de la victoria de esta luz divina sobre las tinieblas y el mal. En las religiones antiguas, la serpiente simboliza a la vez el círculo fatal de la vida y el mal que de ello resulta. Y sin embargo, de esta vida comprendida y dominada sale el conocimiento. Apolo, matador de la serpiente, es el símbolo del iniciado que traspasa la naturaleza por la ciencia, la domina por su voluntad, y rompiendo el círculo fatídico de la carne, sube en el esplendor del espíritu, mientras que los trozos quebrados de la animalidad humana se retuercen en la arena.

 

He ahí por qué Apolo es el maestro de las expiaciones, de las purificaciones del alma y del cuerpo. Salpicado por la sangre del monstruo, ha expiado, se ha purificado en un destierro de ocho años, bajo los laureles amargos y salubres del valle de Tempé. Apolo, educador de los hombres, gusta de habitar en medio de ellos; se solaza en las ciudades, entre la juventud masculina, en las luchas de la poesía y de la palestra; pero sólo temporalmente vive en ellas. En otoño vuelve a su patria, al país de los Hiperbóreos. Es el pueblo misterioso de las almas luminosas y transparentes que viven en la eterna aurora de una felicidad perfecta. Allí están sus verdaderos sacerdotes y sus amadas sacerdotisas. Él vive con ellos en una comunidad íntima y profunda; y cuando quiere hacer un don real a los hombres, les trae al país de los Hiperbóreos una de esas grandes almas luminosas, y la hace nacer sobre la tierra para enseñar y encantar a los mortales. Él, entre tanto, vuelve a Delfos todas las primaveras cuando se cantan los himnos. Él llega, visible a los iniciados sólo, en su blancura hiperbórea, sobre un carro arrastrado por cisnes melodiosos. Él vuelve a habitar en el santuario, donde la Pitonisa transmite sus oráculos, donde le escuchan los sabios y los poetas. Entonces, los ruiseñores cantan; la fuente de Castalia hierve a borbotones de plata; los efluvios de una luz deslumbradora y de una música celeste penetran en el corazón del hombre y hasta en las venas de la Naturaleza.

 

En esa leyenda de los Hiperbóreos, apunta en rayos brillantes el fondo esotérico del mito de Apolo. El país de los Hiperbóreos es el más allá: el  empíreo de las almas victoriosas, cuyas auroras astrales iluminan las zonas multicolores. Apolo mismo personifica la luz inmaterial e inteligible, de la que el Sol es sólo una imagen física, y de donde fluye toda verdad. Los cisnes maravillosos que le traen, son los poetas, los divinos genios, mensajeros de su grande alma solar, que dejan tras ellos escalofríos de luz y de melodía. Apolo hiperbóreo personifica el descenso del cielo sobre la tierra, la encarnación de la belleza espiritual en la sangre y la carne, el aflujo de la verdad trascendente por la inspiración y la adivinación.

 

Más es tiempo de levantar el velo dorado de las leyendas y de penetrar en el templo mismo. ¿Cómo se ejercía en él la acción divina?. Tocamos aquí a los arcanos de la ciencia apolónica y de los misterios de Delfos. Un lazo profundo unía en la antigüedad la adivinación a los cultos solares, y ésta es la llave de oro de todos los misterios llamados mágicos.

La adoración del hombre ario fue desde el principio de la civilización hacia el sol, como fuente de la luz, del calor y de la vida. Pero cuando el pensamiento de los sabios se elevó del fenómeno a la causa, concibieron tras aquel fuego sensible y aquella luz visible, un fuego inmaterial y una luz inteligible. Ellos intensificaron al primero con el principio viril, con el espíritu creador o la esencia intelectual del universo, y a la segunda con su principio femenino, su alma formadora, su substancia plástica. Esa intuición se remonta a un tiempo inmemorial. La concepción de que hablo se mezcla a las más

viejas mitologías. Circula en los himnos védicos bajo la forma de Agni, el fuego universal que penetra todas las cosas.

 

Florece en la religión de Zoroastro, en la que el culto de Mithras representa la parte esotérica. Zoroastro dice formalmente que el Eterno creó, por medio del Verbo vivo, la luz celeste, simiente de Ormuzd, principio de la luz material y del fuego material. Para el iniciado de Mithras, el sol no es más que un reflejo grosero de aquella luz. En su gruta oscura, cuya bóveda está pintada de estrellas, él invoca al sol de gracia, al fuego de amor vencedor del mal, reconciliador de Ormuzd y de Ahrimán, purificador y mediador, que habita en el alma de los santos profetas.

En las criptas del Egipto, los iniciados buscan ese mismo sol bajo el nombre de Osiris. Cuando Hermes pide contemplar el origen de las cosas, se siente al principio sumergido en las ondas etéreas de una luz deliciosa, donde se mueven todas las formas vivientes.

 

Luego, sumido en las tinieblas de la materia espesa, oye una voz y en ella reconoce la voz de la luz. Al mismo tiempo un fuego brota de las profundidades; en seguida el caos se ordena y se aclara. En el libro de los muertos de los Egipcios, las almas bogan penosamente hacia esa luz en la barca de Isis. Moisés ha adoptado plenamente esta doctrina en el Génesis: “Aelohím dijo: Hágase la luz, y la luz se hizo”.

Luego, la creación de la luz precede a la del sol y las estrellas. Eso quiere decir que en el orden de los principios y de la cosmogonía, la luz inteligible precede a la luz material. Los Griegos, que fundieron en la forma humana y dramatizaron las más abstractas ideas, expresaron la misma doctrina en el mito de Apolo hiperbóreo.

 

El espíritu humano llegó pues por la contemplación interna del universo, desde el punto de vista del alma y de la inteligencia, a concebir una luz inteligible, un elemento imponderable sirviendo de intermediario entre la materia y el espíritu. Fácil sería el mostrar que los físicos modernos se aproximaron insensiblemente a la misma conclusión por un camino opuesto, es decir, buscando la constitución de la materia y viendo la imposibilidad de explicarla por sí misma. En el siglo XVI, Paracelso, estudiando las combinaciones químicas y las metamorfosis de los cuerpos, había llegado a admitir un agente universal y oculto por medio del que se operan. Los físicos de los siglos XVII y XVIII, que concibieron el universo como una máquina muerta, creyeron en el absoluto vacío de los espacios celestes. Sin embargo, cuando se reconoció que la luz no es la emisión de una materia radiante, sino la vibración de un elemento imponderable, se tuvo que admitir que el espacio entero está lleno de un flúido infinitamente sutil que penetra todos los cuerpos y por el cual se transmiten las ondas del calor y de la luz. Se volvía así a las ideas de la física y de la teosofía griegas.

 

Newton, que había pasado su vida entera estudiando los movimientos de los cuerpos celestes, fue más lejos. El llamó a ese éter sensorium Dei, o el cerebro de Dios, es decir, el órgano por el cual el pensamiento divino obra en lo infinitamente grande como en lo infinitamente pequeño. (Como ya se dijo antes, la ciencia moderna ha desechado por completo la hipótesis del éter. Esto, también se dijo, sin perjuicio de la idea de un éter inmaterial. N. del T.). Al emitir esa idea que le parecía necesaria para explicar la simple rotación de los astros, ese gran físico nadaba en plena filosofía esotérica.

 

El éter, que el pensamiento de Newton encontraba en los espacios, Paracelso lo había encontrado en el fondo de sus alambiques y lo había llamado luz astral. Más, ese flúido imponderable, aunque en todas partes presente, que penetra todo, ese agente sutil e indispensable, esa luz invisible a nuestros ojos, pero que está en el fondo de todos los centelleos y de todas las fosforescencias, un físico alemán lo descubrió en una serie de experiencias sabiamente ordenadas. Reichenbach había notado que los sujetos de una fibra nerviosa muy   sensible, colocada ante una cámara perfectamente oscura, frente a un imán, veía en sus dos extremos  fuertes rayos de luz roja, amarilla y azul. Esos rayos vibraban a veces con un movimiento ondulatorio. Continuó sus experiencias con toda clase de cuerpos, sobre todo con cristales. Alrededor de todos esos cuerpos, los sujetos sensibles vieron emanaciones luminosas.

 

Alrededor de la cabeza de los hombres colocados en la cámara oscura, vieron rayos blancos; de sus dedos salían pequeñas llamas. En la primera fase de su sueño, los sonámbulos ven a veces a su magnetizador con esos mismos signos. La pura luz astral no aparece más que en el alto éxtasis; pero se polariza en todos los cuerpos, se combina con todos los flúidos terrestres y en el magnetismo animal. (Reichenbach ha llamado a ese flúido odyle. Su obra ha sido traducida al inglés por Gregory: Researches on magnetism, electricity, heat, light,  cristalization and chemical attraction. Londres, 1850). El interés de las experiencias de Reichenbach está en haber hecho tocar con el dedo los límites y la transición de la visión física a  la visión astral, que puede conducir a la visión espiritual. Ellas hacen también entrever los refinamientos infinitos de la materia imponderable. En esta vía, nada nos priva de concebirla tan flúida, tan sutil y penetrante; que venga a ser en algún modo homogénea al espíritu, y le sirva de vestidura perfecta.

 

Acabamos de ver que la física moderna ha tenido que reconocer un agente universal imponderable para explicar el mundo, que ella ha demostrado su existencia y que de este modo ha entrado sin saberlo en las ideas teosóficas antiguas. Tratemos ahora de definir la naturaleza y la función del flúido cósmico, según la filosofía de lo oculto en todos los tiempos. Porque acerca de este principio capital de la Cosmogonía, Zoroastro concuerda con Heráclito, Pitágoras con San Pablo, los Cabalistas con Paracelso. Por todas partes reina Cibeles-Maia, la grande alma del mundo, la substancia vibrante y plástica que maneja a su grado el soplo del Espíritu creador. Sus océanos etéreos sirven de cemento entre todos los mundos. Ella es la grande mediadora entre lo invisible y lo visible. Condensada en masas enormes en la atmósfera, bajo la acción del sol, estalla en el rayo. Bebida por la tierra, por ella circula en corrientes magnéticas. Sutilizada en el sistema nervioso del animal, transmite su voluntad a los miembros, sus sensaciones al cerebro. Aún más: ese flúido sutil forma organismos vivientes semejantes a los cuerpos materiales.

 

Porque sirve de substancia al cuerpo astral del alma, vestidura luminosa que el espíritu se teje sin cesar a sí mismo. Según las almas que reviste, según los mundos que envuelve, ese flúido se transforma, se afina o se espesa. No corporiza solamente el espíritu y espiritualiza la materia, sino que refleja en su seno animado, las cosas, las voluntades y los pensamientos humanos en un perpetuo espejismo. La fuerza y la duración de estas imágenes es  proporcionada a la intensidad de la voluntad que las produce. Y en verdad, no hay otro medio de explicar la sugestión y la transmisión del pensamiento a distancia: ese principio de la magia que hoy consta y es reconocido por la ciencia. (Véase el boletín de la Sociedad de Psicología fisiológica, presidida por Mr. Charcot, 1885. Véase, sobre todo, el hermoso libro de Mr. Ochorowicz, De la Sugestion mentale, París, 1887).

 

De este modo, el pasado de los mundos tiembla en la luz astral en imágenes inciertas y el porvenir se pasea en ella con las almas vivientes que el ineludible destino fuerza a descender a la carne. He aquí el sentido del velo de Isis y del manto de Cibeles, en el que están tejidos todos los seres. Se ve ahora que la doctrina teosófica de la luz astral es idéntica a la doctrina secreta del verbo solar en las regiones del Oriente y de la Grecia. Se ve también cómo esta doctrina se liga a la de la adivinación. La luz astral se revela en ella como el médium universal de los fenómenos de visión y de éxtasis, y los explica. Ella es a la vez el vehículo que transmite los movimientos del pensamiento, y el espejo viviente donde el alma contempla las imágenes del mundo material y espiritual. Una vez transportado a aquel elemento, el espíritu del vidente sale de las condiciones corporales. La medida del tiempo y del espacio cambia para él. Él participa en algún modo de la

ubicuidad del flúido universal. La materia opaca se vuelve para él transparente; y el alma, desagregándose del cuerpo, elevándose en su propia luz, llega por el éxtasis a penetrar en el mundo espiritual, a ver las almas revestidas de sus cuerpos etéreos y a comunicar con ellas. Todos los antiguos iniciados tenían la idea neta de esta segunda vista, o vista directa del espíritu. Testigo Esquilo, que hace decir a la sombra de Clytemnestra: “Mira esas heridas, tu espíritu cuando se duerme, tiene ojos más penetrantes; a la luz del día, los mortales no abarcan un vasto campo con su vista”.

 Agreguemos que esa teoría de la clarividencia y del éxtasis se armoniza perfectamente con las numerosas experiencias científicas practicadas por sabios y médicos de este siglo sobre sonámbulos lúcidos y clarividentes de todas clases.

(Hay sobre esta materia una literatura abundante, de valor muy desigual, en Francia, Alemania e Inglaterra. Citaremos dos obras en que esas cuestiones son tratadas científicamente por hombres dignos de fe). (1a. Letters on animal magnetism, de William Gregory; Londres, 1850. — Gregory era profesor de química en la Universidad de Edimburgo. Su libro es un estudio profundo de los fenómenos del magnetismo animal, desde la sugestión hasta la visión a distancia y la  clarividencia lúcida, sobre sujetos observados por él mismo, según el método científico y con una minuciosa exactitud). (2a. Die mystichen Erscheinungen der menschlichen Natur, de Maximiliam Perty; Leipzig, 1872. — Mr. Perty es profesor de filosofía y de medicina en la Universidad de Berna. Su libro ofrece un inmenso repertorio de todos los fenómenos ocultos que tienen algún valor histórico. El capítulo muy notable sobre la clarividencia (Schlafwachen), Volumen 1, contiene veinte historias de sonámbulas y cinco historias de sonámbulos, contadas por médicos que les han tratado. La de la clarividente Weiner, tratada por el autor, es de las más curiosas. — Véanse también los tratados de magnetismo

de Dupotet, de Deleuze, y el libro interesantísimo Die Scherin von Prévorst de Justinus Kerner).

 

Teniendo en cuenta estos hechos contemporáneos, trataremos de caracterizar brevemente la sucesión de los estados psíquicos, desde la clarividencia simple hasta el éxtasis cataléptico. El estado de clarividencia, a lo que se deduce de miles de hechos bien comprobados, es un estado psíquico que difiere tanto del sueño como de la vigilia. Lejos de disminuir, las facultades del clarividente aumentan de un modo sorprendente. Su memoria es más precisa, su imaginación más viva, su inteligencia más despierta. En fin, y éste es un hecho capital, un sentido nuevo, que ya no es un sentido corporal, sino un sentido del alma, se ha desarrollado. No solamente los pensamientos del magnetizador se transmiten a él como en el simple fenómeno de la sugestión — que sale ya del plano físico — sino que el clarividente lee en el pensamiento de los que asisten a la experiencia, ve a través de las paredes, penetra a centenares de leguas en interiores donde nunca ha estado y en la vida íntima de gentes que no conocía. Sus ojos están cerrados y no puede ver nada, pero su espíritu ve más lejos y mejor que sus ojos abiertos, y parece viajar libremente en el espacio. (Ejemplos numerosos en Gregory. Cartas XVI, XVII y XVIII) .

En una palabra, si la clarividencia es un estado anormal desde el punto de vista del cuerpo, es un estado normal y superior desde el punto de vista del espíritu. Porque su conciencia se ha vuelto más profunda, su visión más amplia. El yo continúa siendo el mismo, pero ha pasado a un plano superior, donde su mirada, libre de los órganos del cuerpo, abarca y penetra un más vasto horizonte. (El filósofo alemán Schelling había reconocido la importancia capital del sonambulismo en la cuestión de la inmortalidad del alma. Él observa que, en el sueño lúcido, se produce una elevación y una liberación relativa del alma con respecto al cuerpo, tal como nunca tiene lugar en el estado normal. En los sonámbulos, todo anuncia la más elevada conciencia, como si todo su ser estuviera concentrado en un foco luminoso que reúne el pasado, el presente y el porvenir. Lejos de perder el recuerdo, el pasado se ilumina para ellos, el porvenir mismo se revela a veces en radio considerable. Si esto es posible en la vida terrestre — se pregunta Schelling—, ¿No es cierto que nuestra personalidad espiritual que nos sigue en la muerte, está presente ya en nosotros de un modo actual, que ella no nace entonces, que es simplemente libertada y se muestra en el momento en que no está ligada al mundo exterior por los sentidos?. El estado post mortem es, pues, más real que el estado terrestre. Porque, en esta vida, lo accidental, mezclándose a todo, paraliza en nosotros lo esencial. Schelling llama lisamente al estado futuro: clarividencia. El espíritu, desembarazado de todo lo que hay de accidental en la vida terrestre, se vuelve más vívido y más fuerte; el malvado se vuelve más malvado, el bueno mejor). (Recientemente, Mr. Charles Du Prel ha sostenido la misma tesis con gran riqueza de hechos y puntos de vista, en un hermoso libro: Philosophie der Mystik (1886). El parte ele este hecho: “La conciencia del yo no agota su objeto. El alma y la conciencia no son dos términos adecuados; no se cubren, porque no tienen igual extensión. La esfera del alma rebasa con mucho la de la conciencia”. Hay, pues, en nosotros un yo latente. Ese yo latente que se manifiesta en el ensueño y en el sueño, es el verdadero yo, supraterrestre y trascendente, cuya existencia ha precedido a nuestro yo terrestre, ligado al cuerpo. El yo terrestre es perecedero; el yo trascendente es inmortal. He aquí por qué San Pablo ha dicho: “Desde esta tierra, marchamos por el cielo”).

 

Hay que notar que ciertos sonámbulos, al sufrir los pases del magnetizador, se sienten inundados de una luz más y más deslumbradora, mientras que el despertar les parece una penosa vuelta a las tinieblas. La sugestión, la lectura en el pensamiento y la vista a distancia, son hechos que prueban ya la existencia independiente del alma y nos transportan sobre el plano físico del Universo, sin hacernos salir de él por completo. Pero la clarividencia tiene infinitas variedades y una escala de estados diversos mucho más extensa que la de la vigilia. A medida que se asciende, los fenómenos se vuelven más raros y más extraordinarios. No citemos más que las principales etapas. La retrospección es una visión de los acontecimientos pasados conservados en la luz astral y reavivados por la simpatía del vidente. La adivinación propiamente dicha, es una visión problemática de las cosas futuras, bien por una introspección del pensamiento de los vivos que contiene en germen las acciones futuras, bien por la influencia oculta de espíritus superiores que desarrollan el porvenir en imágenes vivas ante el alma del clarividente. En los dos casos son proyecciones de pensamientos en la luz astral.

 

En fin, el éxtasis se define como una visión del mundo espiritual, en que espíritus buenos o malos aparecen al vidente bajo forma humana y comunican con él. El alma parece realmente transportada fuera del cuerpo, que la vida casi ha dejado y que se agarrota en una catalepsia vecina de la muerte.

Nada puede igualar, según las narraciones de los grandes extáticos, a la belleza y esplendor de esas visiones, ni al sentimiento de inefable fusión con la esencia divina, que de ellas traen, como una embriaguez de luz y de música.

Se puede dudar de la realidad esas visiones. Pero es preciso añadir que si en el estado medio de la clarividencia, el alma tiene una percepción justa de los lugares lejanos y de los ausentes, es lógico admitir que, en su más alta exaltación, pueda tener la visión una realidad superior e inmaterial.

 

Será, según nosotros, la labor del porvenir, devolver a las facultades trascendentes del alma humana su dignidad y su función social, reorganizándolas bajo la fiscalización de la ciencia y sobre las bases de una religión verdaderamente universal, abierta a todas las verdades. Entonces la ciencia, regenerada por la verdadera fe y por el espíritu de caridad, alcanzará, con los ojos abiertos, a esas esferas en que la filosofía especulativa yerra con los ojos vendados y tanteando. Sí, la ciencia se volverá vidente y redentora, a medida que aumente en ella la conciencia y el amor a la humanidad. Y quizá sea por “la puerta del ensueño y de los sueños”, como decía el viejo Homero, por donde la divina Psiquis, desterrada de nuestra civilización y que llora en silencio bajo su velo, vuelva a la posesión sus altares.

Sea de ello lo que quiera, los fenómenos de clarividencia, observados en todas sus fases por sabios y médicos del siglo XIX, lanzan una nueva luz sobre el papel de la adivinación en la antigüedad, y sobre una multitud de fenómenos, en apariencia sobrenaturales, que contienen los anales de todos los pueblos.

 

Ciertamente, es indispensable delimitar la parte que pueda haber de leyenda y de historia, de alucinación o de visión verdadera. Pero la psicología experimental de nuestros días nos enseña a no rechazar en masa hechos que están en la posibilidad de la naturaleza humana, a a estudiarlos desde el punto de vista de las leves comprobadas. Si la clarividencia es una facultad del alma, ya no hay derecho a rechazar pura y simplemente al dominio de la superstición, a los profetas, oráculos y sibilas. La adivinación ha podido ser  conocida y practicada en los templos antiguos con principios fijos, con un fin social y religioso. El estudio comparado de las religiones y de las tradiciones esotéricas, muestra que esos principios fueron los mismos en todas partes, aunque su aplicación haya variado de un modo infinito. Lo que ha desacreditado el arte de la adivinación, es que su corrupción ha dado lugar a los peores abusos, y que sus hermosas manifestaciones sólo son posibles en seres de una grandeza de alma y pureza excepcionales.

 

La adivinación tal como se ejercía en Delfos, estaba fundada sobre los principios que acabamos de exponer y la organización interior del templo, a ellos correspondía. Como en los grandes templos de Egipto, ella se componía de un arte y de una ciencia. El arte consistía en penetrar en lo lejano, el pasado y el porvenir, por medio de la clarividencia o el éxtasis profético; la ciencia calculaba el porvenir según las leyes de la evolución universal. Arte y ciencia se comprobaban recíprocamente. Nada diremos de aquella ciencia llamada por los antiguos genethlialogía de la cual la astrología de la Edad Media no es más que un fragmento imperfectamente comprendido, a no ser que suponía la enciclopedia esotérica aplicada al porvenir de los pueblos y de los individuos.

 

Muy útil como orientación, siempre fue muy problemática en su aplicación y sólo los espíritus de primer orden supieron hacer uso de ella. Pitágoras la había profundizado en Egipto. En Grecia se ejercía la adivinación con datos menos completos y menos precisos. Por el contrario, el arte, la clarividencia y la profecía, habían sido lanzados bastante lejos. Se sabe que este arte se ejercía en Delfos por medio de mujeres jóvenes y ancianas llamadas Pitias o Pitonisas, que jugaban el papel pasivo de sonámbulas clarividentes. Los sacerdotes interpretaban, traducían, arreglaban sus oráculos, con frecuencia confusos, según sus propias luces. Los historiadores modernos no han visto casi más en la institución de Delfos, que la explotación de las supersticiones por un charlatanismo inteligente. Pero además del asentimiento de toda la filosofía antigua a la ciencia adivinatoria de Delfos, varios oráculos contados por Herodoto, como los de Creso y los de la batalla de Salamina, hablan en su favor. Sin duda aquel arte tuvo su principio, su florecimiento y su decadencia. El charlatanismo y la corrupción terminaron por mezclarse en ellos, testigo el rey Cleomeno que corrompió a la superiora de las sacerdotisas de Delfos para privar del trono a Demarato.

 

Plutarco ha escrito un tratado para buscar las razones de la decadencia de los oráculos, y esa degeneración fue sentida como una desgracia por toda la sociedad antigua. En la época precedente, la adivinación fue cultivada con una sinceridad religiosa y una profundidad científica que la elevaron a la altura de un verdadero sacerdocio. Se leía sobre el frontis del templo la inscripción siguiente: “Conócete a ti mismo”, y esta otra sobre la puerta de entrada: “No se aproxime aquí quien no sea puro”. Estas palabras decían a quien llegaba, que las pasiones, las mentiras, las hipocresías terrestres no debían pasar el umbral del santuario, y que, en el interior, la verdad divina reinaba con majestad temible. Pitágoras sólo fue a Delfos después que hubo visitado todos los templos de Grecia.

 

Se había detenido con Epiménides en el santuario de Júpiter; había asistido a los juegos olímpicos; había presidido los misterios de Eleusís, donde el hierofante le había cedido su sitio. En todas partes le habían recibido como maestro. Le esperaban en Delfos. El arte adivinatorio languidecía y Pitágoras quería devolverle su profundidad, su fuerza y su prestigio. Iba, pues, a aquel santuario más bien para ilustrar a sus intérpretes que para consultar a Apolo; iba a caldear su entusiasmo y a despertar su energía. Dirigirlos era dirigir el alma de Grecia y preparar su porvenir. Felizmente encontró en el templo un instrumento maravilloso, que un designio providencia parecía haberle reservado. La joven Teoclea pertenecía al colegio de las sacerdotisas de Apolo.

 

Procedía de una de esas familias en que la dignidad sacerdotal era hereditaria. Las grandes impresiones del santuario, las ceremonias del culto, los coros, las fiestas de Apolo pítico e hiperbóreo habían alimentado su infancia. Se la imagina como una de esas jóvenes que tienen una aversión innata e intensiva para lo que atrae a las otras. Ellas no aman a Ceres y temen a Venus. Porque la pesada atmósfera terrestre las inquieta, y el amor físico vagamente entrevisto les parece una violación del alma, un rompimiento de su ser intacto y virginal. Por el contrario, ellas son sensibles de una manera extraña a corrientes misteriosas e influencias astrales. Cuando la luna daba en los sombríos bosquecillos de la fuente de Castalia, Teoclea veía deslizarse allí formas blanquecinas. En pleno día, oía voces. Cuando se exponía a los rayos del sol naciente, su vibración la sumergía en una especie de éxtasis, en que oía coros invisibles. Sin embargo, era muy insensible a las idolatrías populares del culto.

 

Las estatuas la dejaban indiferente, tenía horror a los sacrificios de animales. No hablaba a nadie de las apariciones que turbaban su sueño. Ella sentía con el instinto de las clarividentes que los sacerdotes de Apolo no poseían la suprema luz de que tenía necesidad. Éstos, sin embargo, tenían la mirada fija sobre ella para decidirla a ser Pitonisa. Ella se sentía como atraída por un mundo superior, del que no tenía la clave. ¿Qué eran aquellos dioses que se apoderaban de ella y la estremecían?. Quería saberlo antes de entregarse. Porque las grandes almas tienen necesidad de ver claro, aun al abandonarse a las potencias divinas. ¡Qué profundo temblor, qué presentimiento misterioso debió agitar el alma de Teoclea cuando vio por vez primera a Pitágoras y oyó resonar su voz elocuente entre las columnas del santuario de Apolo!. Entonces sintió la presencia del iniciador que esperaba, reconoció a su maestro.

 

Quería saber. Sabría por medio de él, e iba a hacer hablar a aquel mundo interior, aquel mundo que llevaba en sí misma. Él por su parte debió reconocer en ella, con la seguridad y penetración de su golpe de vista, del alma viva y vibrante que  buscaba para ser intérprete de su pensamiento en el templo, e infundir en él un nuevo espíritu. Desde la primera mirada cambiada, desde la primera palabra dicha, una cadena invisible unió al sabio de Samos con la joven sacerdotisa, que le escuchaba sin decir nada, bebiendo sus palabras con sus grandes ojos atentos. No sé quién ha dicho que el poeta y la lira se reconocen en una vibración profunda al aproximarse uno al otro. Así se reconocieron Pitágoras y Teoclea.

 

Desde el amanecer, Pitágoras tenía largas conferencias con los sacerdotes de Apolo llamados santos y profetas. Pidió él que la joven sacerdotisa fuese admitida para iniciarla en su enseñanza secreta y prepararla para su papel. Ella pudo así seguir las lecciones que el maestro daba todos los días en el santuario. Pitágoras estaba entonces en la fuerza de la edad. Llevaba su vestidura blanca ceñida a la egipcia, una banda de púrpura rodeaba su amplia frente. Cuando hablaba, sus ojos graves y lentos se posaban sobre el interlocutor y le envolvían en una cálida luz. El aire a su alrededor parecía volverse más ligero e intelectualizarse todo. Las conferencias del sabio de Samos con los más altos representantes de la religión griega fueron de la más extrema importancia. Se trataba no solamente de adivinación e inspiración, sino del porvenir de Grecia y de los destinos del mundo entero. Los conocimientos, los títulos y los poderes que había adquirido en los templos de Memphis y de Babilonia, le daban la mayor autoridad. Tenía el derecho de hablar como superior y como guía a los inspiradores de Grecia. Lo hizo con la elocuencia de su genio, con el entusiasmo de su misión. Para ilustrar su inteligencia, comenzó por contarles su juventud, sus luchas, su iniciación egipcia. Les habló de aquel Egipto, madre de Grecia, viejo como el mundo, inmutable como una momia cubierta de jeroglíficos en el fondo de sus pirámides, pero poseyendo en su tumba el secreto de los pueblos, de las lenguas, de las religiones.

 

Desarrolló ante sus ojos los misterios de la grande Isis, terrestre y celeste, madre de los Dioses y de los hombres, y haciéndolos pasar por sus pruebas les sumergió con él en la luz de Osiris. Luego le tocó el turno a Babilonia, con sus magos caldeos, sus ciencias ocultas, sus templos profundos y macizos donde ellos evocan el fuego viviente en que se mueven los Dioses y los demonios. Escuchando a Pitágoras, Teoclea experimentaba sorprendentes  sensaciones. Todo lo que él decía se grababa con letras de fuego en su espíritu.

Aquellas cosas le parecían a la vez maravillosas y conocidas; al aprenderlas creía recordarlas. Las palabras del maestro la hacían hojear las páginas del universo como un libro. Ya no veía a los Dioses en sus efigies humanas, sino en sus esencias que forman las cosas y los espíritus. Ella se remontaba, subía y descendía con ello en los espacios. A veces tenía la ilusión de no sentir los límites de su cuerpo y de disiparse en el infinito.

 

De este modo la imaginación entraba poco a poco en el mundo invisible y las huellas antiguas que de éste encontraba en su propia alma, le decían que aquello era la verdadera, la sola realidad; lo otro no era más que apariencia. Sentía que pronto sus ojos internos iban a abrirse para poder leer directamente.

Desde aquellas alturas, el maestro la volvió a la tierra contándole las desgracias por que pasaba Egipto. Después de haber desarrollado la grandeza de la ciencia egipcia, mostró cómo había sucumbido bajo la invasión persa. Pintó los horrores de Cambises, los templos saqueados, los libros sagrados arrojados a la hoguera, los sacerdotes de Osiris muertos o dispersados y el monstruo del despotismo persa, que reunía bajo su mano de hierro toda la vieja barbarie asiática, las razas errantes medio salvajes del centro del Asia y del fondo de la India, no esperando más que una ocasión propicia para lanzarse sobre Europa. Sí, aquel ciclón creciente debía estallar sobre Grecia, tan seguramente como el rayo debe salir de las nubes que se amontonan en el aire. ¿Estaba preparada la dividida Grecia para resistir aquel choque terrible?. Ni tan siquiera lo sospechaba. Los pueblos no evitan su destino, y si no vigilan sin cesar, los Dioses los precipitan. ¿No se había derrumbado la sabia nación de Hermes, Egipto, después ele seis mil años de prosperidad?. ¡Ay, Grecia, la bella Jonia pasará aún más de prisa!. Día llegará en que el Dios solar abandone aquel templo, los bárbaros derriben sus piedras y los pastores lleven a pacer sus ganados sobre las ruinas de Delfos.

 

A estas siniestras profecías, el semblante de Teoclea se transformó tomando una expresión de espanto. Se dejó caer en tierra y abrazándose a una columna, con los ojos fijos, sumida en sus pensamientos, parecía el genio del Dolor llorando sobre la futura y lúgubre tumba de Grecia. “Mas, continuó Pitágoras, éstos son secretos que es preciso enterrar en el fondo de los templos. El iniciado atrae la muerte o la rechaza a voluntad.

Formando la cadena mágica de las voluntades, los iniciados prolongan también la vida de los pueblos. En vosotros está el retrasar la fatal hora, en vosotros hacer brillar a Grecia, en vosotros hacer irradiar en ella el verbo de Apolo. Los pueblos son lo que les hacen ser sus Dioses; pero los Dioses sólo se revelan a quienes a ellos recurren. ¿Qué es Apolo?. El Verbo del Dios único que se manifiesta eternamente en el mundo. La Verdad es el alma de Dios, su cuerpo es la luz. Los sabios, los videntes, los profetas la ven sólo, los hombres no ven más que su sombra. Los espíritus glorificados que llamamos héroes y semidioses, habitan en aquella luz, en legiones, en esferas innumerables. Ése es el verdadero cuerpo de Apolo, el sol de los iniciados, y sin sus rayos nada grande se hace sobre la tierra. Como el imán atrae  al hierro, así por nuestros pensamientos, por nuestras oraciones, por nuestros actos, atraemos la inspiración divina. ¡Transmitid a Grecia el verbo de Apolo, y Grecia resplandecerá con luz inmortal!”.

 

Por medio de tales discursos, Pitágoras logró devolver a los sacerdotes de Delfos la conciencia de su misión. Teoclea absorbía sus ideas con pasión silenciosa y concentrada. Ella se transformaba a la vista bajo el pensamiento y la voluntad del maestro, como bajo un lento encanto. En pie, en medio de los ancianos asombrados, deshacía su negra cabellera y la separaba de su frente como si en ella sintiera correr el fuego. Ya sus ojos, abiertos y transfigurados, parecían contemplar a los genios solares y planetarios, en sus orbes espléndidos y su intensa radiación. Un día cayó por sí misma en un sueño profundo y lúcido. Los cinco profetas la rodearon, pero permació insensible a su voz y a su tacto. Pitágoras se aproximó a ella y la dijo: “Levántate y ve adonde mi pensamiento te envié. Porque ahoras eres la Pitonisa”.

A la voz del maestro, un estremecimiento recorrió todo su cuerpo y la levantó en una larga vibración. Sus ojos estaban cerrados; ella veía interiormete.

— ¿Dónde estás?. — Preguntó Pitágoras.

— Subo…, subo continuamente.

— ¿Y ahora?.

— Nado en la luz de Orfeo.

— ¿Qué ves en el porvenir?.

_ Grandes guerras…, hombres de bronce, victorias… Apolo vuelve a habitar en su santuario, y yo seré su voz… Pero tú, su mensajero, ¡Oh, desgracia!, vas a dejarme… y llevarás su luz a Italia. La vidente habló largo tiempo con los ojos cerrados, con su voz musical, jadeante, rítmica; luego, de repente en un sollozo, cayó como muerta.

 

De este modo, Pitágoras vertía las puras enseñanzas en el espíritu de Teoclea y la templaba como una lira para el soplo de los Dioses. Una vez exaltada a aquella altura de inspiración, ella fue para él mismo una antorcha gracias a la cual pudo sondear su propio destino, penetrar en el posible porvenir y dirigirse en las zonas sin límites de lo invisible. Aquella contraprueba palpitante de las verdades que enseñaba, admiró a los sacerdotes, despertó su entusiasmo y reanimó su fe. El templo tenía ahora una Pitonisa inspirada, sacerdotes iniciados en las ciencias y las artes divinas: Delfos podía volver a ser un centro de vida y de acción. Pitágoras se detuvo allí un año entero. Sólo después de haber instruido a los sacerdotes en todos los secretos de su doctrina y de haber formado a Teoclea para su ministerio, partió para la Grande Grecia.

 

Nuestro lema es: EL QUE SE ARRECHA PIERDE PEOR SI ES FIGURA PUBLICA.

                   

“SOMOS CIUDADANOS AYUDANDO A OTROS CIUDADANOS”

 

Si tiene otros amigos chismosos puede re-enviarles este diario y si conoce a otros chismosos internacionales también enviárselos p ara que seamos la “Asociación de Chismosos Internacionales” (ACHI).

 

ANDALE, ANDALE, ANDALE… 

 

Director: Chale Rodríguez. Todos los derechos Reservados © Chale Rodríguez  2007-2009. Favor no se les ocurra censurarme que en este país hay libertad de expresión y además que si me borran de su correo de todos modos lo estoy  enviando a las Top 500 figuras públicas y organizaciones de Nicaragua o sea de todos  modos alguien más me va a leer y se lo va a contar a todo el mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: